¿QUIÉNES SOMOS?

 

Somos una Comunidad de creyentes bajo los principios de la TORÁH, enseñados por el maestro de la Torá, del primer siglo, en Eretz Israel, Rabí YESHÚA ben Iosef.

Estos principios “COMPLETAN” la TORÁ dada, a MOSHE (Moisés) por ADONAI, en el Monte Horeb, hace unos 3.500 años.

YESHÚA enseñó, muchas veces, por medio de mashal (parábolas). Una de estas parábolas fue la del siervo y el amigo.

Con ella, el Rabí (Maestro de la Torá) Yeshúa enseñó que la TORAH LITERAL (escrita por Moshé) y transmitida al pueblo por medio de la TORÁ ORAL y sus “TAKANOT” o “REFORMAS” producía en un individuo ser “siervo”. Es decir, la persona perdía “su voluntad”, su “consciencia” su “libertad”. Solo hace lo que su “amo” (la TAKANOT) le indicaba qué hacer.

Esas “takanot” eran instruIdas, por los fariseo o los rabinos, al pueblo, como la “forma correcta” de aplicar la TORÁ y eso provocó “cargas religiosas” muy difíciles de cumplir. Esto los convertía en esclavos o siervos.

En cambio, el amigo (haciendo YESHUA referencia asimismo) trae un “camino” sencillo (su interpretación) que los hace “libres” de esas cargas religiosas de TAKANOT, porque los guía hacia el “trabajo” ligero, es decir, la forma fácil de aplicar LA TORÁ y estar en “libertad”.

La interpretación de Yeshúa de la Torá es práctica, no tiene carga alguna, es sencilla y fácil de ejecutar. La PRACTICA DE LA TORÁ (obediencia) es una obligación MORAL, NO RELIGIOSA y es un acto de Emuná (Firmeza, Confianza, Seguridad, Lealtad).

ADONAI, como el Amo del universo no impone, sino corrige con amor, como el Padre que corrigen con amor a sus hijos cuando se equivocan y enseña qué es lo mejor para la vida de todo ser humano.

La TORÁH no es impositiva, sino correctiva, te enseña a distinguir entre lo que es bueno y lo que es malo; entre lo que es correcto y lo incorrecto; entre lo que lleva a la luz y lo que lleva a la oscuridad; entre lo que hace a una persona “esclava” y a otra “libre”. Hacer “lo bueno”, lo que lleva a la “luz”, lo “correcto“, la “libertad” es poner por PRÁCTICA, en obediencia LA TORAH, que es un acto de Emuná (Firmeza, Confianza) en Elohim (D-os) que ESTA EN TODO LUGAR Y EN TODO TIEMPO Y ESO NOS GUIA A TODA LA VERDAD.

 

YESHÚA nos enseñó a CAMINAR por esa TORÁ VIVIENTE: “El Camino, La Verdad y La Vida” (como es conocida la Toráh desde los tiempos de Moshé (Moisés); es el Adám kadmón kabalístico (el Hombre Original), ese ser humano que alcanza su demut (imagen y semejanza) con su Creador, por medio de la práctica de la Torá. Yeshúa fue capaz de dar una interpretación práctica permitiendo hacer misericordia y justicia, a su prójimo, por medio de negarse a sí mismo con esa Torá. Eso es servir a Adonai. No es solo saber si algo es bueno o malo, sino que decisión SE TOMA cuando esa TORÁ GUÍA, por medio de la práctica (obediencia), cada ACCIÓN QUE SE HACE y cómo SE TRANSMITE a los demás: COMO SIERVO O COMO AMIGO.

Comunidad SulamlaShamyim

© Copyright 5780 (2020) por Comunidad Sulam La Shamaim.