5 RAZONES para seguir la TORAH

February 25, 2017

Estas 5 razones, a mi criterio de estudio y de opinión personal, abren “una llave” para el análisis y es una “evidencia” básica para que toda persona, en cualquier “tipo de pensar natural y religioso” pueda comprender, lo que el pensamiento hebreo, en milenios, ha querido enseñar con respecto a la TORAH (INSTRUCCION, ENSEÑANZA) del PENSAMIENTO DE ADONAI, primeramente, al pueblo de Israel y luego a todos los que hemos descendido de ellos (naciones, culturas y religiones) hasta nuestros días.

 

 1. LA TORAH ES UNA INSTRUCCIÓN MORAL SOCIAL

 LA TORAH fue escrita, según la tradición judía, por mano de Moshé (Moisés) y tiene su origen en la misma “boca” de HaShem, hace unos 3.500 años. Se conoce como la “TORAH SHE VI KETAV” “LA TORAH ESCRITA”. Es un conjunto de “lnstrucciones, estatutos y juicios” que guian el “accionar” individual y social de los hombres en sociedad. 

 

INTRODUCCIÓN DE CONTEXTO

Según la tradición del judaísmo, exite la TORAH ORAL o la “TORAH SHE BE AL PEH. Esta es la “explicación” detallada de cómo aplicar cada mandamiento escrito y que fue transmitida, de generación en generación, unos tres mil años y luego fue escrita, en el siglo 2 (año 188) d.e.c (después de la era común) por el Rabí lehuda Ha-Nasí. Lo hizo en 6 tomos y es conocida con el nombre de MISHNÁ. 

Luego, rabinos, en los siglos posteriores, le añadieron comentarios y dieron origen a la GUEMARÁ, la cual fue recopilada en dos tomos: EL TALMUD DE BABILONIA Y EL TALMUD DE YERUSHALAYIM (Jerusalem). Es decir, de la MISHNA surgió el TALMUD.

 

LA TORAH Y EL TERMINO “LEY”

La TORAH, escrita por Moshé, tuvo un alcance más allá de Eretz Israel (Tierra de Israel). Muchos judíos vivían lejos (en la Diáspora) y llevaban sus tradiciones con ellos. Cerca del siglo 3 a.e.c, (antes de la era común) había una gran “colonia” de israelitas en Egipto. Gracias a ellos y a su gran influencia social, Ptolomeo II Filadelfo (284-246 a.e.c.) monarca griego de Egipto, solicitó que escribieran la TORAH, al griego, para incluirla en la famosa “biblioteca de Alejandría”, la cual fue llamada “SEPTUAGINTA (LXX)”,o “DE LOS 70” (porque, según la tradición, fueron 72 sabios quienes la tradujeron). Esta traducción terminó de realizarse cerca de 100 años antes del nacimiento de Yeshúa ha Mashíaj.

En ella, el término TORAH fue traducido como ”NOMOS“, “LEY” por el compendio de todas esos mandamientos que “distribuían y retribuían la justicia” de ADONAI en las conductas humanas de su pueblo y después, a los hombres en general.

 

DIFERENCIA ENTRE “INSTRUCCIÓN” Y ”LEY”

El término NOMOS compendió los mitzvot o mandamientos en el término “ley”, que con el pasar de los tiempo, se convirtió en un significado en sí mismo. El pensamiento griego lo vio como “ley”, el pensamiento hebreo como “instrucción”.

La “instrucción”, con la práctica, lleva a una enseñanza y la enseñanza, a su vez, a una forma de vida, que no cambia de curso y llega a un blanco o meta.

Por el contrario, la “ley” prohibe, castiga o elogia “conductas” porque no distribuyen o redistribuyen la justicia, precisamente, eso es lo que significa “NOMOS” -LEY-. 

Ambos términos, podrían parecerse, pero no son equitativos. Se generan, en dos tipos conceptuales de pensamiento distintos y que fueron interpretados y “traducirdos” a otro idioma. Luego, con el pasar del tiempo, se perdió, ese sentido original del hebreo con el que fue escrita y con ella, muchas de las “instrucciones” que producen “corrección”. 

Desde el pensamiento hebreo, LA TORAH CORRIGE Y CREA UN HABITO. Desde el pensamiento griego, LA LEY IMPIDE QUE SE PRODUZCA UNA INJUSTICIA. Siguen siendo parecidas, pero no iguales.

 

NO EXISTE UN ANTIGUO NI NUEVO TESTAMENTO

Las biblias cristianas y católicas son traducidas bajo este concepto griego, no bajo el pensamiento hebreo y de ahí ha perdido todo su sentido original, con lo cual ha generado muchas doctrinas, pensamientos religiosos, filosofías que no tienen que ver con la realidad de la Palabra de Elohim (D-os) y tienen errores conceptuales.

No existe un “ANTIGUO TESTAMENTO” ni un “NUEVO TESTAMENTO”, el PACTO DE ADONAI con Israel y la humanidad sigue siendo el mismo. UNO ES LA CONSECUENCIA DEL OTRO. El pacto es un PUEBLO de pueblos, con una INSTRUCCIÓN QUE LOS LLEVA A LA LIBERTAD. ADONAI Y SU UNGIDO COMO REY.

La TORAH, LOS PROFETAS Y LOS ESCRITOS (Salmos, Proverbios, Rut, Esther y otro más), conocidos desde el pensamiento hebreo como el TANAJ, en las traducciones griegas se le da el concepto de ANTIGUO TESTAMENTO. Los evangelios y las cartas de los diferentes discípulos de YESHUA, el BERIT MEJUDÉSHET (Pacto Renovado) son conocidas con el concepto griego de el NUEVO TESTAMENTO.

 

LA TORAH NO ES REEMPLAZADA POR UN NUEVO PACTO

LA TORAH NO ES REEMPLAZADA POR UN NUEVO PACTO, sino que es confirmada por las enseñanzas de Yeshúa ha Mashíaj (como maestro de la Toráh). Luego, con los años, se escribieron los Evangelios (cada uno dirigido a un público distinto) y, también, las cartas a las diferentes comunidades judías diseminadas en el Imperio Romano. En ellas se hace “extensivo” el Pensamiento de Yeshúa y su interpretación de la Torah y con ello se abrió una “puerta” para los no judíos de esos lugares, que dejaron el paganismo y “abrazaron” la “TORAH de Yeshúa”. 

 

EL HECHO HISTÓRICO

ESTE ES EL ACONTECIMIENTO “HISTÓTICO” QUE LUEGO TUVO UN CAMBIO RADICAL, UNAS DÉCADAS DESPUÉS, CON LA LLEGADA DE MÁS PERSONAS NO JUDÍAS Y QUE INTENTARON SACAR LA TORÁH, DE SUS ENSEÑANZAS.

Con la muerte de Rab. Shaúl (Pablo) y los discípulos de YESHÚA, cerca del año 96 d.e.c, hubo cambios radicales y ya existían dos grandes movimientos: LOS QUE SEGUÍAN A YESHÚA Y LA TORAH Y LOS QUE LA CAMBIARON LA TORAH, POR LAS “RECOMENDACIONES” DESCRITAS EN EL CAPÍTULO 15 DEL LIBRO DE HECHOS. (las recomendaciones eran para no crear “confusión” en las personas que venían del paganismo y que no conocían nada de la TORAH Y LA CULTURA HEBREA. Estas recomendaciones no sustituyeron la TORAH, solo que fue un trato de una manera distinta, pero que colleva el “MISMO ESPIRITU DE LA TORAH”). 

RAB. SHAÚl enseñó eso en sus cartas, pero con los años y con más personas no judías que llegaban a las comunidades, el “sentido” original cambió y fue sustituyéndose, por ejemplo, el shabat por el domingo.

Luego, en el siglo 3 se dio la “unión” entre ese movimiento “de las recomendaciones” y la religión romana, que terminó con la instauración de la “nueva religión” del imperio romano: la iglesia católica y que en la edad media, con Martin Lutero, se creara la Reforma Protestante, que en la actualidad está conformada por la gran mayoría de denominaciones evangélicas, presbiterianas, calvinistas, luteranas, anglicanas, etc.

Recordemos, que la torah es el PENSAMIENTO DE ADONAI y “con el soplo” que le dio AL SER HUMANO”, todos la llevamos en nuestro INTERIOR. LA VOLUNTAD DE ADONAI, es que “todos los hombres” hebreos y no hebreos SEAN OBEDIENTES A SU PENSAMIENTO, que es equitativo y justo, como É-L es justo.

 

LA TORAH ES LA MORALIDAD DE ADONAI

Desde SU ORIGEN, la TORAH o el JUMASH (los cinco libros) como se conoce desde la tradición hebrea, resaltan la moralidad en las acciones correctas entre los individuos y sus relaciones resultantes. 

No es lo que a mi se me “ocurra hacer”, sino que la “conducta social” está “controlada” por la EQUIDAD MORAL de un ELOHIM que es “PERFECTO” y nos lleva a esa “perfección”, a “un balance equitativo” por medio de la práctica de su Pensamiento (TORAH). “PERFECTO” significa “CORRECTO”, la “acción” correcta que permita: equidad, paz, bienestar, estabilidad entre los hombres.

La TORAH va más allá del aspecto religioso mediático actual, es decir, va más allá de la práctica ritualista y litúrgica y tiende a ser un “ACTO DE JUSTICIA” EN TODO TIEMPO Y EN TODO MOMENTO movido por LA OBEDIENCIA y ESTABLECER LA VOLUNTAD DE HASHEM, ES DECIR SU MORALIDAD Y CON ELLA HACERLA PROPIA y no actuar por medio de las emociones o sentimientos “influenciados” por el egoísmo propio y del entorno cultural, que produce caos y desigualdad.

 

2. LA TORAH: LAS “LEYES” QUE SON PRINCIPIOS

La TORAH no es solo un conjunto de LEYES, ESTATUTOS Y REGLAMENTOS QUE PROHIBEN ACCIONES, sino más bien, son PRINCIPIOS morales APLICABLES QUE CONTROLAN LAS EMOCIONES HUMANAS CAMBIANTES EN LOS AMBIENTES CULTURALES Y RELIGIOSOS.

Por ejemplo: ROBAR no es un acto de “oportunismo”, sino es una FALTA DE CONTROL EMOCIONAL que genera un “impulso egoísta” del orgullo personal, que toma lo que le pertenece a otro individuo. 

 

EL PRINCIPIO APLICABLE

El principio de la TORAH lo que controla es la “emoción egoísta” y enseña, que LO QUE NO ES MIO, NO LO ES, POR LO TANTO NO ME PERTENECE.

ROMPER LA “EQUIDAD” TRAE CONSECUENCIAS. Si hablamos de las leyes humanas, “romper las reglas” permite que, las personas que lo hacen, sean llevadas ante los tribunales de justicia y eso genera que paguen un precio: una condena, por ejemplo. 

LO MISMO OCURRE CON LOS PRINCIPIOS DE LA TORAH: si son aplicados correctamente produce beneficios, pero si se hace lo contrario, se pagan las consecuencias. LA PRACTICA PRODUCE QUE HAYA RESULTADOS Y ESOS RESULTADOS LE DAN SENTIDO Y ESTABILIDAD EMOCIONAL A LAS PERSONAS.

 

3. LA TORAH INSPIRÓ A LOS PROFETAS

LA TORAH inspiró “a los Profetas” ha “juzgar” los actos nacionales de Israel y a decretar las “sanciones” por sus conductas “perversas” en las visiones, sueños y en lo que vivieron, con sus propias vidas, cuando trataron de comunicar “los mensajes” de HASHEM. 

Las conductas del pueblo de Israel, sin practicar la TORAH, fueron muy perversas, bastante egoístas y muy destructivas individual y socialmente. 

Los profetas FUNGIERON COMO LA VOZ DE ADONAI. No “ACTUABAN” bajo su propia prudencia o juzgaban con su moral. Ellos JUZGARON AL PUEBLO POR MEDIO DE LA TORAH DE ADONAI” ESCRITA Y TRANSIMITADA POR MOSHE (MOISES). 

Los profetas decretaban “juicios” por medio de la Autoridad que tenían y que HASHEM “hacía fuerte” al cumplirse las profecías. Delante del pueblo, el profeta, por su constancia y fortaleza espiritual, tenía GRAN REPUTACION. Todo eso lo consiguió por SEGUIR LA VOLUNTAD DE ADONAI, con la TORAH.

 

EL PROFETA “PENSABA COMO HASHEM” Y ASI ACTUABA

HASHEM “LE HABLABA” AL PROFETA PORQUE “PENSABA Y ACTUABA COMO EL” POR MEDIO DE LA TORAH. Es decir, al “profeta” no se le “ocurría” qué decir con sus emociones, sino que por medio de “su vivencia en la TORAH” era “sensible” al accionar humano y “distinguía” las emociones y las injusticias. 

 

LAS PROFECIAS Y SU CUMPLIMIENTO

Usted puede revisar las profecías de Yeshayah (Isaías) Yirmiyah (Jeremías) Yezeskel (Ezequiel) o los profetas menores. Todos eran “hombres” influyentes en el pueblo de Israel. Ya sea por medio del sacerdocio o la nobleza y hasta la sencillez popular. Pero gozaban del “apoyo” de HASHEM en sus “profecías”. Había congruencias entre su “accionar” y sus “palabras”. ESO LO DA LA TORAH, LA OBEDIENCIA A ELLA.

 

4. LA TORAH ES FORMATIVA

LA TORAH es FORMATIVA, NO IMPOSITIVA. Reeduca la personalidad “formada” por la cultura y le permite “controlar” la emociones y los sentimientos, de una forma más balanceada y con argumentos firmes y sostenidos en LA PALABRA DE ADONAI. 

IMPOSICIÓN NO SIGNIFICA OBEDIENCIA. La obediencia, permite que ocurra una “acción” correcta y aprendo con ella, por eso es formativa. En la imposición, solo se “hace el mandato”, se logra el cometido (la instrucción), pero no forma. 

Quizás la diferencia radica en la aplicación y no en obligatoriedad. Las dos “trabajan” la voluntad, el deseo del hombre, pero solo una llega a formarlo.

LA TORAH FUE DISEÑADA PARA FORMAR LA VOLUNTAD DEL HOMBRE Y EJERCER LA JUSTICIA DE ADONAI. LA TORAH NOS LLEVA A EJECUTAR LA VOLUNTAD DE HASHEM.

 

ES UN PROCESO DE TODA LA VIDA

LA TORAH produce UNA FORMA DE VIDA, no un “ESTRUCTURA RELIGIOSA”, FILOSÓFICA O DOCTRINAL. Por medio de la obediencia, el individuo trae el equilibrio, que el PENSAMIENTO DE ADONAI permite con su moralidad. 

La TORAH genera emociones fuertes para hacer lo correcto, lo justo, lo equitativo, lo que tiene buen nombre, lo que trae dignidad y sostenibilidad a través de todas las acciones emocionales y sentimentales. En otras palabras, nos permite descubrir y expresar nuestro “ser humano” y llevarlo a niveles sostenibles a través del tiempo. No por un momento o una vez esporádica.

Todas las personas pueden equivocarse a la hora de tomar decisiones, pero la TORÁH permite la “exploración” y enseña el “refreno” al descontrol y al egoismo, producido por la cultura.

 

5. LA TORAH COMO INSTRUCCIÓN

LA TORAH es un CONJUNTO DE INSTRUCCIONES O ENSEÑANZAS que “EQUILIBRAN” las ACCIONES CONDUCTUALES de los seres humanos en sociedad. Es un acto INDIVIDUAL, que requiere de decisiones, consecuentes a una obediencia que “TRANSMITE UNA MORALIDAD”. 

LA FORMA COMO PIENSA HASHEM se hace efectiva no en doctrinas o estructuras religiosas, sino en modos de vida que cambian los malos hábitos conductuales y forman disciplinas.

Son ACCIONES continuas para establecer relaciones con los demás (en sociedad) de una manera firme y como ADONAI LO PERMITE.

 

SE TRANSMITE POR MEDIO DE LA OBEDIENCIA

Es EJECUTADA O ACTUADA EN “OBEDIENCIA” porque requiere de esa instrucción que “INDICA COMO DEBE HACERSE” y no dejarla “a una acción libre” por medio de la “emoción causada por el entorno”, porque eso no produce EQUIDAD. LA TORAH PRODUCE ACCIONES CONSTANTES y equilibra las emociones y sentimientos, cuando se practica todo el tiempo Y COMO SE INDICA QUE DEBE HACERSE.

 

LO QUE NO ENSEÑA “LA CULTURA”

Esto es una realidad que tenemos que enfrentar. La cultura de nuestros países, enseñan una mezcla de tradiciones y valores, que se eliminan, se cambian y en otros casos, se transforman, a través de cada generación. Las generaciones que van desapareciendo “dejan su huella”, pero muchas que van apareciendo, traen sus formas “nuevas de pensar”, sus “modas” y cambian lo que otras hicieron. Es cierto, que las tradiciones son cíclicas, se renuevan y vuelven aparecer, cuando, en algún momento se vuelven a retomar. Pero no es en todos los casos, ni son las mismas tradiciones ni los mismos valores.

 

LA “CULTURA” Y LA REALIDAD DE LA TORAH

En nuestra realidad cultural, LA TORAH NO SE ADAPTA A LAS GENERACIONES, porque es otra realidad en la que fue formada. Pero eso no SIGNIFICA que esté lejos para transformar nuestras culturas. 

La cultura no se adapta a la TORAH, LA CULTURA DEBE SER TRANSFORMADA POR LA TORAH.

Si yo como ser humano necesito “acercarme” a la IMAGEN DE ELOHIM no se puede “alcanzar” por la religión, o las doctrinas o las filosofías, sino por medio DEL PENSAMIENTO DE ADONAI.

LA TORAH no puede ser “imitada”, porque la cultura nuestra “carece” de toda esa formación que lleva milenios de vivencia. El cambio no viene por la “imitación”, sino por la “educación” y la formación interna que produce en las emociones y los sentimientos.

 

DEJAR LA DEPENDENCIA A LA CULTURA

La TORAH produce equidad en la forma de pensar y actuar en los espacios que se le permite “actuar”. Las sociedades latinas dependen, en demasía, de las emociones que producen sus tradiciones y todo lo que conlleva sus realidades sociales. 

Para “aprender” de la TORAH hay que “arrancar” esa “dependencia” cultural a las emociones destructivas y nocivas que carcomen las sociedades actuales. 

Si el hombre quiere HACER LA VOLUNTAD DE ADONAI, debe “arrancar” toda esa dependencia que genera la cultura y sus emociones. No es por medio de la religión ni las doctrinas o filosofías religiosas o naturales. La evidencia está por todos lados.

 

IMITAR LA TORAH ES UN ERROR